skip to Main Content
Decantador De Vino

Para qué sirve un decantador de vino

El decantador hoy en día es un utensilio de formas dispares que ayuda a decorar una mesa.

Los hay muy variados, pero todos tienen que:

  • ser de cristal transparente para ver con claridad el color y la limpieza del vino,
  • tener una capacidad aproximada de un litro para que pueda contener perfectamente la botella de 75 cl. que permite respirar al vino
  • y finalmente, disponer de una boca ancha que evite derramar el líquido cuando se está trasvasando.

Es un objeto de culto que, en muchas ocasiones, se puede convertir en el sueño de algún coleccionista.

¿Para qué vinos debemos usar un decantador de vino?

En el uso del decantador hay diferentes posturas, algunos expertos sugieren que el decantado debe hacerse en toda clase de vinos y otros apuntan a que únicamente debe hacerse con los vinos más selectos, para que mantengan intactas sus cualidades en todo momento.

Antiguamente el decantador se usaba para separar los posos y otras sustancias que estaban en el fondo de la botella del líquido. Se solía trasvasar el vino con una vela bajo el cuello de la botella para ver cuando la cantidad de posos hacía que no se pudiera llenar más de líquido limpio.

¿Qué pasa cuando usamos un decantador?

El vino se pasa desde la botella al decantador, impidiendo que los posos o cualquier agente que pudiera estar en suspensión en el vino se queden retenidos y pasen al decantador completamente limpio.

Se trata de un producto natural, por lo que es normal que en ocasiones podamos encontrar alguna clase de residuo, pero es completamente inofensivo para la salud.

Objetivos del Decantador de Vino

El decantador tiene una misión muy clara dentro del mundo del vino, principalmente tiene dos propósitos:

1. Para retirar el sedimento del vino

Según un vino envejece, si no ha sido filtrado o ha tenido sólo un filtrado muy suave para no dañar el vino, se puede formar un sedimento que se acumula en la parte inferior de la botella.

Este sedimento no indica que el vino se haya estropeado o tenga mala calidad, al contrario, puede incluso ser signo de excelente calidad al no estar filtrado.

El decantador permite eliminar este sedimento, para ello hay que servir lentamente el vino en el decantador, manteniendo así el sedimento en la botella.

2. Para airear el vino

Lo más probable es que tenga muchas más oportunidades de utilizar un decantador para este segundo propósito , airear un vino tanto si es joven como si no. A menudo nos encontramos con ganas de beber un vino de inmediato, incluso cuando es muy joven.

Para ayudar a suavizarlo un poco, conviene dejar que el vino respire.

Abrir la botella y dejarla tal cual para que se airee no suele ser suficiente ya que el diámetro del cuello de la botella no es lo suficientemente grande. Verter el vino en un decantador permite mucha más de la superficie de contacto entre el vino y el aire, lo que hace que un vino joven y “apretado” se abra.

El aire ayuda a los aromas y sabores a abrirse, lo que permite disfrutar más del vino.

Otra versión es cuando el vino está muy cerrado, o reducido por llevar mucho tiempo en botella lo que produce que no podamos apreciar los aromas del vino en su esplendor, para ello usamos el decantador que hace que toda la superficie de nuestro vino entre en contacto con el oxígeno haciendo que se abran los aromas y disfrutemos del vino en su totalidad.

Así que ¡coge el decantador de la estantería y úsalo! Mejorará tu experiencia de beber vino y además tendrá buen aspecto en la mesa. 
Decanta y disfruta los vinos que ofrecemos en catatu.es y cuéntanos después tu experiencia en nuestra sección de catas.

Suscríbete a nuestra newsletter

Para qué sirve un decantador de vino
5 (100%) 3 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top