skip to Main Content
¿Por Qué Se Rompe El Corcho De Las Botellas De Vino? Y Cómo Solucionarlo

Inevitable. Es algo que va a suceder más tarde o más temprano y le puede pasar a cualquiera. Pues si dicen que solo hay dos tipos de pilotos, los que han aterrizado sobre la panza y los que algún día lo harán, con el vino pasa algo parecido. Por un lado, están a los que ya se les ha roto el corcho y por el otro, a los que aún no les ha ocurrido. Pasará. Tiempo al tiempo. Los accidentes ocurren constantemente y, además, llegan siempre de la forma más inesperada. Sin previo aviso, aunque puede haber señales.

Por suerte suele tener solución. Más sencilla, por cierto, la del corcho que la del avión, aunque a nadie le gusta derramar ni una gota. Y es que, si hay relaciones complicadas, la del corcho y el vino es, sin duda, una de las más representativas.

El corcho y el vino una relación complicada

Corta, pero intensa. Tan solo 5 centímetros de largo. Lo primero que se quita y también que se aparta. El último obstáculo antes de disfrutar del vino. Tortura para muchos, pero de vital importancia para la conservación del vino. Gran solución para su transporte de la época de los romanos que fue olvidada hasta tiempos de Dom Perignon quien volvió a popularizar de nuevo su uso. Eso sí, con otro fin. Solo buscaba un sistema para que el champagne no escapara de la botella durante la fermentación. Sea como sea, el corcho evita la oxidación del vino y prolonga su vida. Curioso, porque la corteza de alcornoque con la que se fabrica puede contener hasta el 90% de aire. Poroso, maleable y muy flexible, aunque va perdiendo elasticidad con el paso del tiempo. Pues por ahí es donde pueden empezar los problemas.

La causa de todos los males: ¿por qué se rompe el corcho?

Tanto es así que es muy frecuente que muchas bodegas los reemplacen cada 15 o 20 años para sus vinos de guarda más especiales y prolongados. Pero, antes de buscar las causas, hay que ponerse en situación. Siempre pasa con esa botella que se reserva para un momento especial. La del fondo de la despensa y la de los grandes instantes. Demasiado tiempo esperando para ser abierto y aún más expectación. Y eso es lo peor de todo, nunca sucede en la intimidad. Siempre ante la atenta mirada de un público que está deseando que se haga el desastre para poder decir aquello de ya te dije que… En realidad, lo están deseando aún más que probar el propio vino. Pues ahí está la primera causa de que se rompa.

Por una incorrecta conservación:

Y es que una despensa o un aparador en el salón no es el lugar más adecuado para conservar el vino. Luz, temperatura, humedad, posición, olores, …. Todo afecta y la calefacción se puede convertir en su peor enemigo. No hay mejor para guardarlo y mantenerlo siempre en las mejores condiciones que en la bodega que se elaboró. Imposible simularlas y recrearlas en casa. Lo mejor, por tanto, comprarlas directamente a la bodega en CataTú y al recibirlas… ¡cuatro ideas!: Entre 12º y 16º, 80% de humedad, tumbadas y lo más lejos posible de los rayos del sol. Además, siempre hay que tener en cuenta que un corcho seco es la primera señal de deterioro del vino.

Por no utilizar las herramientas adecuadas:

¡Cuidado!, que no es solo cosa de vinos antiguos. También puede pasar con otros más jóvenes o recientes por no usar las herramientas adecuadas. Lo del zapato y la pared solo queda bien en los videos de youtube. Ni taladros, sopletes, tornillos o serruchos ni, por supuesto, soldadores. Eso solo para el bricolaje porque para abrir una botella de vino lo único que se necesita es un sacacorchos. Pues lo hay de muchos tipos. Casi uno para cada persona: dos tiempos, a rosca, de mariposa, en forma de T, de palanca, … ¡Hasta las navajas suizas tienen uno! Imposible tenerlo más a mano. Lo que es más sorprendente es que no se inventara hasta el s.XVIII ¡La de corchos que se debieron romper hasta esa fecha!

Lo que nunca se debe hacer si se rompe el corcho

Pues lo que nunca, nunca, pero nunca se debe hacer es caer en la tentación de hundirlo. Golpe seco con el dedo o el propio sacacorchos y pa´dentro. Impulsivo, pero desacertado por varios motivos. Tiene consecuencia. La más inmediata es que las manchas de vino se limpian regular y va a salpicar bastante por la presión del aire que va a generar dentro de la botella. Y la segunda, es evidente… A nadie le gusta beber vino con corcho. No solo es antiestético e incómodo, sino que, además, puede alterar su sabor natural y sus propiedades. Colarlo puede atenuar la sensación. Eso sí, pero nunca hay que hacerlo con un colador metálico. También le afecta. Mejor uno de tela o los filtros de papel de la cafetera. Lo que se tenga más a mano. Aun así, sigue sin ser la mejor solución. Hay otras mucho más efectivas.

La solución definitiva: ¿qué hacer si se rompe el corcho?

Tampoco lo es calentar el cuello de la botella para hacer que se desprendan las resinas del corcho y facilitar la apertura. Los cambios de temperatura, y más si son bruscos, le sientan muy mal al vino. Pero fatal, fatal… Cuidado y delicadeza. Movimientos muy medidos y, de nuevo, el sacacorchos es la mejor solución, la definitiva. Pero es de otro tipo, aún más especial y tiene que ver más con los griegos que con los romanos. El típico accesorio que viene en los sets de regalo y nadie sabe para qué es. Reconocerlo, es fácil. Tiene la forma de la letra π, aunque se llama Ah-so. Utilizarlo es más sencillo que recordarlo. No hay corcho que se le resista por muy rebelde que sea. Solo hay que introducir las láminas entre el vidrio y el tapón. Primero la larga, después la corta, girar, tirar y ¡listo! Vino para disfrutar.

Si quieres leer más sobre vino, te invitamos a echar un vistazo a otros artículos del blog. También puedes consultar las 👉 mejores ofertas de vino 👈 de las mejores bodegas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre Protección de Datos
Responsable: Catatu, S.L.U
Finalidad: Responder a las consultas del usuario
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: Catatu y las bodegas relacionadas con las consultas.
Derechos: Acceso, modificación y cancelación de sus datos de forma parcial o total.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad haciendo click aquí
Back To Top

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Catatu usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones y promociones.
Información sobre Protección de Datos
Puede cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace desuscribir que hay en el pie de cualquier correo electrónico que reciba de nuestra parte. Al hacer click, acepta que podamos procesar su información de acuerdo con estos términos.
Responsable: Catatu, S.L.U. Finalidad: Gestionar el envío de información y prospección comercial. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Catatu y las bodegas relacionadas con las consultas o pedidos realizados. Derechos: Acceso, modificación y cancelación de sus datos de forma parcial o total. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad haciendo click aquí.